miércoles, 21 de febrero de 2018

Queremos estar en el hogar de Dios!

(2 Corintios 5:1‭, ‬5)
Bien sabemos que en este mundo vivimos como en una tienda de campaña, que un día será destruida. Pero en el cielo tenemos una casa permanente, construida por Dios y no por seres humanos. Dios nos preparó para ese cambio y, como prueba de que así lo hará, nos dio el Espíritu Santo.