jueves, 1 de febrero de 2018

El Espíritu de Dios nos da vida!

(Romanos 8:1-2)
Por lo tanto, los que vivimos unidos a Jesucristo no seremos castigados. Ahora, por estar unidos a él, el Espíritu Santo nos controla y nos da vida, y nos ha librado del pecado y de la muerte.