miércoles, 10 de enero de 2018

Dios rechaza los ídolos!

(Jeremías 10:5)
Esos ídolos no pueden hablar; ¡parecen espantapájaros en un campo sembrado de melones! Tienen que llevarlos porque no pueden caminar, así que no los adoren; ellos no los pueden ayudar ni les pueden hacer daño.