jueves, 7 de diciembre de 2017

El poder de la palabra de Dios!

(Isaías 55:11)
Lo mismo pasa con mi palabra cuando sale de mis labios: no vuelve a sin antes cumplir mis órdenes, sin antes hacer lo que yo quiero.