jueves, 14 de diciembre de 2017

Dios reprende a los jefes malos!

(Isaías 56:11)
Ustedes, jefes de mi pueblo, son como perros hambrientos que nunca se llenan. Son gente que no entiende nada, cada uno va por su camino, siempre detrás de sus ganancias.