sábado, 28 de octubre de 2017

Dios juzgará a las naciones!

Isaías advirtió: «Pueblos y naciones, habitantes de toda la tierra: ¡Acérquense y escuchen! ¡Presten atención! Dios está enojado con ustedes y con todos sus ejércitos. Dios los ha condenado a una total destrucción. Por las montañas correrán verdaderos ríos de sangre. Los muertos quedarán abandonados, y despedirán mal olor. Los planetas dejarán de verse, el cielo se cerrará, y las estrellas caerán como hojas secas en otoño».
(Isaías 34:1‭-‬4)