lunes, 9 de octubre de 2017

Cumple lo que prometes!

Si le haces una promesa a Dios, no te tardes en cumplirla, porque a Dios no le gusta la gente tonta que no cumple. Recuerda que «vale más no prometer, que prometer y no cumplir».
(Eclesiastés 5:4‭-‬5)