viernes, 15 de septiembre de 2017

Grande es Dios!

Mi Dios y rey, ¡siempre te bendeciré y alabaré tu grandeza! ¡Grande eres, nuestro Dios, y mereces nuestras alabanzas! ¡Tanta es tu grandeza que no podemos comprenderla!
(Salmos 145:1‭-‬3)