martes, 1 de agosto de 2017

Tú siempre nos proteges!

Dios mío, siempre cumples tus promesas y lo has demostrado una y otra vez. Tus promesas son más valiosas que plata refinada. Podrá haber malvados en el mundo, y la maldad ir en aumento, pero siempre nos proteges y nos defiendes de esa gente.
(Salmos 12:6‭-‬8)