martes, 22 de agosto de 2017

Qué bueno es alabar a Dios!

Dios altísimo, ¡qué bueno es poder alabarte y cantarte himnos! ¡Qué bueno es poder alabar tu amor y tu fidelidad!
(Salmos 92:1‭-‬2)