sábado, 19 de agosto de 2017

Pongo mi confianza en Dios!

¡Pero no hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!
(Salmos 42:5)