jueves, 24 de agosto de 2017

Dios es un juez justo!

Dios mío, eres el juez de la tierra; ¡hazte presente, entra en acción, y castiga a los culpables! ¡Dales su merecido a los orgullosos!
(Salmos 94:1‭-‬2)