viernes, 11 de agosto de 2017

Dios es mi libertador!

Y a , Señor y Dios, ¡no me olvides, pues estoy pobre e indefenso! No te tardes, pues eres quien me ayuda; ¡ eres mi libertador!
(Salmos 40:17)