viernes, 18 de agosto de 2017

Con Dios, jamás seré derrotado!

Sólo Dios me da tranquilidad, sólo él puede salvarme; sólo él me da su protección, ¡jamás seré derrotado!
(Salmos 62:1‭-‬2)