sábado, 27 de mayo de 2017

Profetas verdaderos y profetas falsos!

Si el profeta anuncia algo y no sucede lo que dijo, será señal de que Dios no lo envió. Ese profeta no es más que un orgulloso que habla por su propia cuenta, y ustedes no deberán tenerle miedo.
(Deuteronomio 18:22)