lunes, 17 de abril de 2017

Triunfo del bueno!

Cuando a Dios le agrada la conducta de un hombre, lo ayuda a mantenerse firme. Siempre tienen presentes las enseñanzas de su Dios; por eso jamás tienen tropiezos.
(Salmos 37:23‭, ‬31)