domingo, 23 de abril de 2017

Triunfo del bueno, fracaso del malvado!

No des lugar al enojo ni te dejes llevar por la ira; eso es lo peor que puedes hacer. Los malvados serán destruidos, pero los que esperan en Dios recibirán la tierra prometida.
(Salmos 37:8‭-‬9)