lunes, 6 de marzo de 2017

La lengua!

Todos cometemos muchas faltas. ¿Quién, entonces, es una persona madura? Sólo quien es capaz de dominar su lengua y de dominarse a mismo.
(Santiago 3:2)