sábado, 18 de febrero de 2017

No hay que avergonzarse!

Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana.
(2 Timoteo 1:7)