sábado, 25 de febrero de 2017

La promesa de Dios!

Ahora bien, como Dios no miente, su promesa y su juramento no pueden cambiar. Esto nos consuela, porque nosotros queremos que Dios nos proteja, y confiamos en que él nos dará lo prometido.
(Hebreos 6:18)