sábado, 11 de febrero de 2017

El hombre malvado!

Ese hombre está en contra de Dios y de todo lo que está dedicado a Dios. Hasta pondrá su trono en el templo de Dios, y afirmará que él mismo es Dios.
(2 Tesalonicenses 2:4)