martes, 21 de febrero de 2017

Dios es bueno y nos da una nueva vida

Él quiso morir para rescatarnos de todo lo malo y para purificarnos de nuestros pecados. Al hacerlo, nos convirtió en su pueblo, en un pueblo decidido a hacer el bien.
(Tito 2:14)