viernes, 23 de diciembre de 2016

Cuánto nos ama Dios!

Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas.
(Romanos 8:32)