jueves, 27 de octubre de 2016

Lo que realmente contamina!

Lo que los hace impuros delante de Dios no es la comida que entra por su boca. Lo que los hace impuros son los insultos y las malas palabras que dicen.
(Mateo 15:11)