viernes, 23 de septiembre de 2016

Esperanza y peligro!

Les doy mi palabra: yo no quiero que la gente malvada muera; más bien, quiero que se aparte de la maldad y viva.
(Ezequiel 18:23)