lunes, 8 de agosto de 2016

Premio o castigo, tú lo decides!

¡Qué sabrosos son los chismes, pero cuánto daño causan!
(Proverbios 18:8)