lunes, 8 de agosto de 2016

La sabiduría no tiene precio!

De qué le sirve al tonto el dinero, si no tiene entendimiento; ¡la sabiduría no se compra!
(Proverbios 17:16)