viernes, 12 de agosto de 2016

La pereza!

¿En qué se parece el perezoso a la puerta? ¡En que los dos se mueven, pero ninguno avanza!
(Proverbios 26:14)