sábado, 6 de agosto de 2016

Contraste entre el justo y el malvado!

Al hombre honrado, Dios lo bendice; al malvado, su mala fama lo destruye.
(Proverbios 10:7)