martes, 16 de agosto de 2016

Acuérdate de tu creador!

Alégrate ahora que eres joven. Déjate llevar por lo que tus ojos ven y por lo que tu corazón desea, pero no olvides que un día Dios te llamará a cuentas por todo lo que hagas.
(Eclesiastés 11:9)